¿POR QUÉ NOS CASAMOS?

Fotógrafo para bodas en Gijón y asturias

Sí, es una pregunta aparentemente tonta, pero en el fondo no tanto. Nos casamos porque queremos y punto. Aunque he asistido como fotógrafo de bodas en Gijón a algunos enlaces en los que esto no estaba tan claro. Me refiero a que con el estrés de los preparativos y los nervios de la celebración, hay parejas que parecen estar allí sólo para complacer a los demás. Y es normal. Además de estar pendiente de la familia y amigos propios, hay que intentar que congenien con los de tu pareja. Atender a todo el mundo y hacer que se lo pasen bien puede ser agotador. Por eso hay novios que tras la fachada de obligada felicidad parecen estar diciendo ¿pero qué hago yo aquí?.

Un fotógrafo de bodas debe saber detectar estos signos de cansancio y no exprimir las energías de los novios en sesiones interminables. Las sesiones postboda en plena naturaleza, suelen exigir desplazamientos más o menos largos. Y a veces, el frío o el viento pueden resultar algo incómodos, especialmente para las novias. Saber encontrar la mejor localización para el reportaje post boda, y al mismo tiempo establecer la complicidad adecuada con los recién casados para que todo fluya con naturalidad es todo un arte.

El caso es hacer de las sesiones fotográficas una ocasión de disfrute para los novios. Bastantes agobios tienen ya. Hay gente muy reacia a los posados, por ejemplo. Y hay que darles libertad. La gente se casa porque quiere, es cierto. Y le gusta celebrarlo a su manera. Sin entrar en consideraciones más profundas sobre el matrimonio, casarse no es más que hacer pública una elección de forma de vida con otra persona. Lo demás, incluido el reportaje fotográfico de la boda, forma parte de la parafernalia. Y podemos dejar que esto abrume a los novios.

Sin embargo, a todos nos gusta tener buenos recuerdos de un día tan especial. Igual que homenajear a nuestros invitados con un buen banquete nupcial. Son cosas también muy naturales. Por eso trabajar como fotógrafo de bodas en Gijón es un plus. Y supone siempre esperar lo mejor. De nuestra naturaleza y de nuestra gastronomía. Y de los novios. Porque cada pareja que protagoniza un reportaje nupcial siempre te enseña algo. Y da una sencilla respuesta a la pregunta que encabeza este artículo: por amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*