BODAS DE VERANO EN UN VERANO DE BODAS

Bodas en Verano. Juan Llavio. Fotógrafo para bodas en Asturias.

La temporada de verano de bodas estalla y los enlaces se multiplican. Los profesionales de los eventos nupciales como los fotógrafos de bodas no damos abasto. En la locura por casarse nadie quiere quedarse atrás. Será por el gran número de cancelaciones de meses pasados o porque cupido ha estado haciendo horas extras. El caso es que contraer matrimonio y celebrarlo como se merece vuelve a ser uno de los eventos habituales del verano. Por fin. Porque hay cosas que no pueden esperar, como ya hemos comentado en alguna que otra ocasión. Y las bodas en verano es una de esas cosas.

sitios para casarse en gijón a la altura de tu álbum de boda

Gijón es una ciudad volcada al mar y, casi me atrevería a decir, al verano. En esta época de año la ciudad reverdece, se despereza después del letargo invernal y acoge no solo a visitantes de todas partes, sino también a muchos asturianos que gustan de disfrutar del verano gijonés en sus terrazas o de su amplia oferta de ocio y actividades. Además de venir siendo una ciudad de referencia para celebrar despedidas de soltero y soltera en los últimos años, es ya y cada vez más un destino favorito para casarse y celebrar una boda.

Como fotógrafo de bodas en Gijón hay pocas cosas que puedan destacarse de esta ciudad por encima de otras, pues se diría que lo tiene todo para ser el sitio ideal para casarse. El mar y el verde, la luz especial del verano gijonés, los paisajes del entorno, unas localizaciones espectaculares para las sesiones post-boda. El campo y la ciudad, con sus entretenimientos y su sabor local indescriptible y la gente. Sobre todo la gente. Porque los gijoneses saben celebrar y hacer gala de su hospitalidad sin medida. Con los de fuera y con los dentro. Además, en las bodas de verano en Gijón, se respira ese ambiente de vacación y disfrute que actúa como catalizador de la simpatía de los que vienen y de los que están.

Bodas en verano en Gijón

Por otra parte, existe tal variedad de sitios para casarse en Gijón que también es difícil encumbrar a ninguno. Desde la Iglesia de San Pedro a cualquier parroquia rural o el mismísimo Ayuntamiento de Gijón, a los pies de Cimadevilla. En todos los reportajes de boda en Gijón que he realizado, los lugares del enlace han estado soberbios.

DÓNDE CELEBRAR EL BANQUETE DE BODAS EN GIJÓN

Donde queráis. Es tal la oferta de establecimientos que podrás disfrutar de salones espectaculares en los mejores salones del entorno urbano de Gijón y próximos a la Playa de San Lorenzo, como de espacios más recoletos o escogidos en sus alrededores. Después de innumerables reportajes de boda en Gijón y en toda Asturias sería un pecado excluir a ninguno.

La cuestión es que en verano, la oferta se multiplica y se mejoran las posibilidades de casarse al aire libre. O de contar con agradables espacios abiertos que permiten a los invitados respirar a pleno pulmón ese verde tan característico del entorno de la villa. Un aroma a clorofila que se eleva por efecto de un sol amable y no avasallador y se dispersa en el aire húmedo tan propio de estas tierras impulsado por las brisas suaves de la estación procedentes del mar. Para celebrar un banquete de boda es inigualable. Aunque casarse en verano es ya casi una tradición y son las fechas más demandadas por las parejas, casarse en Gijón en verano es aún mejor.

Desde el punto de vista de la fotografía, las posibilidades se multiplican. Y si los fotógrafos de bodas no disponemos aún de la capacidad de captar esos aromas de los que hablábamos lo compensamos con la luz, el encuadre, la originalidad de la instantánea y con algo indispensable. Con las personas.

LA MATERIA PRIMA DE CUALQUIER FOTÓGRAFO DE BODAS

Si antes hablábamos de la gente como un componente principal de las razones para celebrar una boda en Gijón, los participantes de una boda son un plus para el fotógrafo. Son la materia prima en ese cóctel de emociones que pretendemos transmitir con esos otros ingredientes que mencionábamos al hacer una foto de boda.

El contraste, la captura de un gesto efímero, la iluminación o las indicaciones para el posado. Todo eso serviría de poco si no contáramos con algo que los invitados y participantes en una boda no trajeran ya consigo: la alegría. Una alegría que la cámara del fotógrafo intenta capturar en sus múltiples facetas: ilusión, nervios, diversión relajada, ternura…Ellos son los poseedores y los dispensadores de esos sentimientos de los que una una foto es simplemente un espejo.

Para encontrar un fotógrafo de bodas en Gijón, cuyos vínculos con la ciudad se comuniquen de forma sincera en un álbum nupcial de autor puedes contactar aquí y ahora. Pero lo importante siempre seguiréis siendo vosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*