LA NUEVA REALIDAD DE LAS BODAS

la nueva realidad de las bodas

Ahora sí que estamos viendo algo más de luz al final del túnel. El aparente retroceso de la pandemia tanto en España como en Asturias y las primeras medidas de relajación del confinamiento están ahí. Es inevitable preguntarse como fotógrafo de bodas en Gijón cómo será la nueva realidad de las bodas.  El concepto en sí suena bastante orweliano. Parece remitirnos a una jerga postapocalíptica propia de películas distópicas donde los trucos del lenguaje pretenden no sólo designar las cosas, sino hacerlas más digeribles. En todo caso, la gente va a seguir casándose. Eso no va a cambiar. Como decíamos en posts anteriores, la búsqueda de la felicidad en la entrega a otro es una apuesta que sigue formulándose con una confianza infinita en el futuro. Día tras día.

Lo que sí podrá cambiar, al menos transitoriamente, quizás sea la forma en la que la que la gente se case. Las limitaciones para celebrar una boda por causa del Covid-19 parecen al menos irse concretando. No es díficil imaginarse como será la nueva realidad de las bodas. Tanto en el modo de oficiar las ceremonias civiles como en las religiosas, las restricciones establecidas van a limitar la concurrencia de asistentes. Y lo mismo sucede con las celebraciones de banquetes y bailes nupciales. Pero incluso estas restricciones tienen un carácter provisional, transitorio. Operarán en tanto la alerta sanitaria lo exija. Pero esperamos que eso no dure para siempre.

Para un fotógrafo de bodas en Gijón resultará difícil realizar aquellos reportajes en los que los invitados abarrotaban la Iglesia de San Pedro u otros grandes templos de Gijón. Al menos, por el momento. También las ceremonias civiles se verán afectadas en esas reducciones de aforo. El reportaje de bodas en un edificio de tan bella factura como el Ayuntamiento de Gijón da para mucho, no obstante. La alfombra roja sobre las escaleras o la majestuosa elegancia del salón donde se celebran los matrimonios civiles, puede ser fotografiada con grandes resultados para nuestro álbum de boda de ceremonia. Incluso con menos asistentes de los habituales.

Sin embargo, durante ese período transitorio, los reportajes de boda tendrán aún más sentido sí cabe. Casarse, como traer al mundo a un hijo en momentos de incertidumbre, es una reafirmación en la fe en el ser humano. No es heroico, pero sí encomiable. Y merece ser debidamente documentado y recordado. Y la mejor manera de que esto suceda es confiar en un profesional cualificado. Porque el fotógrafo de bodas tiene muchas herramientas para adecuar el evento fotografiado a las circunstancias. Una de ellas es el encuadre. Con él podemos multiplicar la presencia de invitados o disimular su escasez. También cabe jugar con las perspectivas o con la iluminación. Los fotógrafos nupciales podemos hacer muchas cosas para que nuestro reportaje de boda sea el mejor posible. Y digno de recordar.

Si las circunstancias lo permiten, esperamos seguir siendo tu fotógrafo de bodas en Gijón de referencia. Y para eso, para hablar de planes de boda y la mejor manera de llevarlos a cabo, atenderemos tu WhatsApp en el 619 39 19 97 (WhatsApp) o tu correo en el mail: info@juanllavio.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*