EL TOQUE MAESTRO EN UNA BODA

BODAS CON UN TOQUE MAESTRO

Hay bodas que se distinguen frente a otras. Ya hemos hablado en alguna ocasión de las bodas más originales a las que puede asistir un fotógrafo nupcial. Y dan mucho juego. Luego, hay otras bodas en las que respira un aire muy especial. Puede ser por el puro boato y glamour en algunas bodas de mucho postín o por cierta atmósfera de autenticidad en otros casos. El caso es que son ceremonias o celebraciones con un encanto muy propio y distintivo.

MOMENTOS ESPECIALES DE UNA BODA

Es cierto, por otro lado, que buena parte de los muchos enlaces a los que he asistido como fotógrafo de bodas en Asturias, ofrecen algún tipo de particularidad. Aunque no todos tienen por qué ser sobresalientes, memorables o llamativos. Lo que sí sucede con bastante frecuencia es que, en la mayor parte de las bodas, surge algún momento o chispazo especialmente caracterizador de la boda. Generalmente para bien, se entiende, aunque no tiene por qué ser así.

EN BUSCA DE ESE TOQUE PERSONAL

Muchos de esos instantes son completamente fortuitos e improvisados. Otros son producto de una minuciosa planificación. Ahí es donde puede entrar en juego la habilidad de los ahora tan demandados wedding planners.  Auténticos profesionales de buscar y conseguir el toque maestro en una boda: el momento más emotivo, la guinda del pastel, la culminación del evento. Desde el gesto particular de uno de los novios hacia un familiar o un amigo en un determinado momento, la música elegida para el baile nupcial o algún tipo de efecto asociado a la entrada o la salidad de la iglesia o lugar de la ceremonia. Hay donde elegir.  Muchas veces puede depender más de esto la sensación de haber asistido a una boda especial que el mero hecho de cumplir con todas las tendencias para bodas en 2022, por ejemplo.

boda con toque maestro y emotivo

CUANDO LO NATURAL SE IMPONE

Personalmente, dado el desafío que supone fotografiar bodas en si mismo, prefiero el toque maestro no buscado. No planeado. Algo que surge de manera espontánea en cualquier momento de los preparativos nupciales, de la entrada de la novia en la iglesia o el salón de plenos, en la salida, en el banquete o en cualquier otro hito del evento. El reto para el fotógrafo, naturalmente, está en estar lo suficientemente atento y prevenido para sacar la instantánea y capturar esa magia fugaz.

Puede ser la foto de una mano atenta ajustando la pajarita del novio, o la mirada cómplice de una novia a su regio padre antes de dar el sí quiero o, por qué no, la patada a traición de un revoltoso paje infantil a uno de sus primos en medio de la ceremonia. Da igual. Cada boda tiene su momento, su toque maestro o no. Porque, aunque todo matrimonio no deje de tener su componente de apuesta o juego de azar, afortunadamente, no hay dos iguales.

Para capturar e incorporar esos momentos a tu álbum, es necesario contar con un buen fotógrafo. Contacta por WS en el 619 39 19 97 o por correo electrónico en info@juanllavio.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*