LOS SECRETOS DE UNA BODA ROMÁNTICA

BODAS ROMÁNTICAS: EL AMBIENTE LO ES TODO

Una boda romántica se caracteriza por un halo especial que lo envuelve todo. En este tipo de bodas se atiende, aún más si cabe, al más mínimo detalle. Todo ello con la intención de crear una atmósfera particular de misterio y evocadora de las emociones más profundas y auténticas. No se trata sólo de la escenografía, que también, sino también, de una actitud personal de los novios y los asistentes. No sé si puede decirse que las bodas románticas están de moda. Lo que sí se es que como fotógrafo de bodas en Gijón son ya varios los enlaces a los que asisto que parecen favorecer ese espíritu en el que priman las emociones, por encima de los estereotipos o el formalismo de las ceremonias y los ritos de celebración vacíos de sentimiento.

¿qué caracteriza a una boda romántica?

Ese aura de romanticismo sólo se logra desde el sentimiento. Pero se transmite en la multitud de detalles que envuelven una boda, en las pequeñas pero múltiples decisiones que deben tomar los novios, y en su propia personalidad y preferencias. Desde el traje de novia hasta las invitaciones, pasando por la iglesia o el lugar de celebración del banquete. La elección de un ambiente con reminiscencias medievales para celebrar el banquete es un buen indicativo de que estamos ante una boda romántica. El corte del vestido de la novia, con el empleo de amplios velos o guirnaldas  también puede ir en esa dirección.

volviendo a la naturaleza

En la imaginería romántica las viejas piedras y la vegetación frondosa nos hablan del paso del tiempo como un cruel metrónomo que marca nuestras vidas. El caos huidizo de unas ruinas o el desorden de la vegetación no domesticada frente al racionalismo no es más que la expresión del peso de la pasión sobre la frialdad del pragmatismo del día a día y sus rutinas. Por eso, ahora que nos casamos más al aire libre, por razones obvias, los escenarios naturales cobran gran importancia.

la labor del fotógrafo

Fotografiar una boda de inspiración romántica exige al fotógrafo estar muy atento. Capar esos momentos fugaces en los que la languidez del momento parece imponerse a la gravedad de la ocasión y al boato circundante. Expresiones en los rostros de los novios, iluminación difusa o ciertos claroscuros pueden captar esa emoción latente y atarla para siempre a las fotos de una boda que, por definición, ha de ser única…y eterna.

Seguimos fotografiando vuestros mejores momentos. Podéis contactar para vuestro reportaje de boda por medio de WhatsApp en el 619 39 19 97 o enviando un correo electrónico a: info@juanllavio.com. .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*