ESTA BODA ES UNA FIESTA

Tu mejor fotógrafo para bodas románticas en Gijón

Cuando se fotografía una boda, hay que tener en cuenta muchos momentos. Son etapas que requieren diferentes registros. Y el fotógrafo de bodas debe enfocar su trabajo de manera distinta en cada caso. Desde la informalidad de las sesiones preboda, libres de posados y rebosantes de naturalidad – que suelo realizar en los alrededores de Gijón – hasta las sesiones postboda más o menos románticas y formales. O no. Para cada ocasión hay que poner una especial sensibilidad. Y adecuar los elementos técnicos al momento preciso.

Así, la fotografía de los detalles de boda o de los preparativos, requiere una atención minuciosa del fotógrafo. Mientras que los reportajes realizados durante la fiesta postboda son más alocados. Se basan más en el instinto y la oportunidad. Los primeros precisan el empleo de técnicas más intimistas. Y materiales más propios, casi, de la fotografía de producto. Mientras que en las fotos de la fiesta de bodas se aplican principios más bien similares a los del fotoperiodismo. Aunque a veces se logran efectos muy vistosos en los preparativos de boda, aprovechando la instantánea del peinado con laca a contraluz, por poner un ejemplo.

En estos reportajes posteriores al banquete, los fotógrafos de bodas recurrimos a muchos efectos usuales de la fotografía de interiores. Particularmente suelo recurrir a las posibilidades que ofrece la iluminación de las salas de baile para obtener resultados son muy vistosos, sin necesidad de recurrir a la iluminación artificial. Por otro lado me encantan las fiestas nupciales, porque se respira una atmósfera de felicidad desenfrenada pero muy natural y muy sana. Abuelitas bailando con sus nietos se mezclan con jóvenes que danzan como si no hubiera un mañana. Para lograrlo entra en juego, claro está, la habilidad del Dj contratado para la ocasión. En las últimas bodas que fotografiado en Gijón, desde luego el ambiente ha resultado genial. Y he disfrutado mucho, casi tanto, como los novios. Aunque no tanto, obviamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*